La linotipia en la expo De Gutenberg a Twitter

Justo ahora hace dos años, marzo de 2017, Huesca albergó la exposición De Gutenberg a Twitter. La cita contó con una novedad de excepción Se puso en marcha la linotipia, una máquina que fue descubierta por el estadounidense de origen alemán Otto Mergenthaler .

La linotipia que permite una mayor rapidez en la composición se mantuvo desde finales el XIX hasta finales del XX. En concreto, en Huesca subsistió hasta 1984.

La composición manual era y es una tarea bastante engorrosa. El tipógrafo tiene que ir seleccionando los tipos a mano para componer el texto. Una vez que se ha efectuado la impresión, es necesario volver cada tipo a su cajetín en el chibalete, teniendo mucho cuidado de que no se mezclen las letras. Esta tarea se sigue haciendo en algunas imprentas que, con carácter artesanal, continúan desarrollando la tipografía manual. Desde mediados del siglo XIX se estuvo trabajando para lograr la composición tipográfica mecánica. Fue en 1884 cuando el alemán residente en Baltimore (USA) Megenthaler dio a conocer la linotipia.

Este invento revolucionó notablemente la producción de periódicos en un momento en el que se incrementa de manera notable la demanda de información a través de la prensa. La linotipia es una máquina que funde los tipos de letra y compone el texto en un mismo proceso. Las matrices de letras dispuestas en un almacén son seleccionas mediante un teclado.

 

Cuando las matrices van cayendo se van colocando en una línea que, una vez justificada en el componedor, se desplaza hacia la boca de un crisol desde donde se inyecta plomo hirviendo (4 de plomo, 13, de antimonio y 3 de estaño) sobre las matrices. Tras el impacto, la línea se deposita junto a otras a la espera de ser impresas. Las matrices ya liberadas vuelven al almacén mediante un brazo que las recoge y un distribuidor que coloca a cada una en su canal. Mientras, el linotipista sigue tecleando en un proceso que no se detiene hasta la terminación del texto a componer. Se calcula que la velocidad media es de 7.000 caracteres pro hora, 7 veces más que en la composición manual. Sin embargo, un buen operario puede llegar a componer 10.000 caracteres por hora.

 

Comenta

*