El periodismo y la transformación sociotécnica

Serpenteante y sorpresivo aparece la tecnología en el presente del periodismo. Desde la urgencia de esa actualidad se ven algunas transformaciones que deberían inquietar a la sociedad por su ambivalencia ética y política.

La influencia de la participación de la gente: de la participación reactiva a la creativa. Desde las cartas de lectores al llamado periodismo ciudadano hay una profunda modificación de los públicos y las audiencias y, con ellos, del ejercicio del periodismo. El rol de periodista como mediador entre lo que sucede y la audiencia está en constante modificación porque la gente llama la atención sobre hechos, aporta datos, cuenta otras historias, filma y fotografía, crea opinión, critica errores de los medios y todo ello en interacción con los medios. El periodismo debe contar historias dialogando con su gente porque hace tiempo que ejercer el periodismo no consiste en “transmitir” historias sino narrarlas en diálogo real con su público. El marketing lo sabe, el periodismo aún no.

La fuentes de la información: de los contactos en la administración pública a las bases de datos y el regreso “a la calle”. En primer lugar, las fuentes de información cada vez más requieren que los medios recurran a la ayuda de técnicos e informáticos para explorar la infinidad de datos disponibles en la “alcantarillas” del poder. Esto provoca(rá) la necesidad de trabajar interdisciplinariamente y sobre todo, una reacción medieval de censura bajo apariencia tecnológica.  En segundo lugar, aunque parezca contradictorio, debe regresar “a la calle” porque las facilidades tecnológicas ha llevado a resolver la crisis económicas desde el escritorio de las redacciones con buscadores webs y teléfono.

Los medios deberán cuidar cada vez más las decisiones de contenido en referencia a los datos informáticos oscuros y al testimonio de la gente para honrar el oficio y hacer más transparentes los mecanismos de poder.

La economía de las empresas: de empresas familiares a empresas financieras anónimas sin banderas.  En países como España los medios se alinean con partidos políticos intercambiando pactos y favores a través de la mediación por dueños o jefes poderosos. ¿Qué efectos tendrán la profunda transformación financiera de las empresas periodísticas?  Los partidos políticos seguirán siendo importantes apoyos para las empresas pero, ante un posible conflicto de intereses, los medios actuarán según su “verdadero amo” global. La defensa de intereses de políticas locales y/o nacionales se verán limitadas por “noticias” y “opinión periodísticas” a favor de intereses comerciales de grupos anónimos internacionales.

Los seres humanos necesitan historias para seguir creyendo en la humanidad y esperar encontrar  la justicia y la belleza. Historias que con el peso de lo real rompan el continuum de la vida cotidiana mostrando los rostros del desconocido que sufre o la belleza de una vida llevada con dignidad. El periodismo compite con la ficción en su capacidad de contar historias. Pero la cultura tecnológica digital acostumbra cada día más a confundir los límites de lo real con la ficción -modificaciones imperceptibles en la producciones visuales (fílmicas o fotográficas), introducción de juegos narrativos propios de la ficción, la conversión de todo lo interesante en un espectáculo entretenido, etc. Uno de los enemigos más letales es y será el periodismo que, con rostro de compromiso y objetividad, produce historias que semejante a cuentos infantiles buscan adormecer y conformar a la sociedad. El verdadero periodismo siempre tendrá a mano una historia para despertarla.

 

Daniel Cabrera

Comenta

*