Aragón, cuna de la prensa ilustrada

Rafael Bardají. Periodista y comisario cultural

Apodado como “el monstruo de la naturaleza”, el alcañizano Mariano Nipho es considerado en España como uno de los mejores periodistas de todos los tiempos. Su figura brilló coincidiendo con el gobierno de Carlos III (despotismo ilustrado), época en la que se consagró como el fundador del periodismo moderno y el primer periodista profesional con el Diario Noticioso, Curioso-Erudito y Comercial, Público y Económico, aparecido en Madrid en 1758.

A finales del XVIII nacieron Diario de Barcelona (1792) y Diario de Zaragoza (1797). Posterior en el tiempo, El Diario de Huesca (1875-1936), del cacique Camo, es un ejemplo del papel del periódico como vehículo de información y poder.

Hasta el periódico de Nipho, las hojas manuscritas del siglo XV, con las técnicas de Gutenberg, cumplieron la misión de abastecer de noticias a los políticos y al público en general difundidas en los puertos y enclaves comerciales. A mitad del XVII apareció La Gazette en Francia, controlada por el Estado. El inicio del periodismo en España se sitùa en 1661, año de aparición de La Gaceta de Madrid. A partir de ahí se desarrollaría el denominado Periodismo Viejo hasta 1789 caracterizado por el dominio del Estado.

Es la época de la Ilustración en la que cristaliza un sujeto sociopolítico, la opinión pública, que socava uno de los principios fundamentales del Antiguo Régimen. La política ha dejado de ser el secreto del Rey. En la España del XVIII, la prensa crítica vivió su época dorada en los ochenta, con títulos como El Censor (1781).

Hasta el siglo XVIII, los periódicos siguen utilizando las viejas prensas ideadas por Gutenberg, pero el paso al XIX constituye el inicio de cambios tecnológicos que tiene como precursor a Charles Stanhope, que construye la prensa de hierro fundido. Sus rodillos distribuidores de tinta tardan en llegar a las imprentas de provincias. En Angulema, de gran tradición impresora, se seguía usando la prensa de madera, a la que se debe la expresión “hacer gemir las prensas”.

Años más tarde Koenig y Bauer idearon el sistema de impresión a vapor con un doble cilindro de impresión. Su desarrollo y el uso del papel continuo a través de bobinas se popularizarían desde la segunda mitad del XIX con espectaculares tiradas de cientos de miles de ejemplares.

La rotoplana, popularizada por el francés Hipólito Marinoni en 1840, es el paso previo a la rotativa. Consiste en pasar un rodillo que aplasta la hoja contra la platina compuesta en tipografía entintada. Las rotoplanas perduran hasta principios del siglo XX.

A su vez, la colonización africana provoca la aparición de las agencias de prensa, que tienen una motivación económica pues la información de los precios de las materias primas es poder. Poco a poco, van incluyendo en sus telégrafos asuntos de sociedad, sucesos o el tiempo. Havas, Reuters, Wolff y Associated Press se reparten el mundo.

 

 

Comenta

*